Con violencia sexual intentan acallar a lideresa del Congreso de los Pueblos

DDHH/Denuncias Marcha Patriótica
Typography

El Congreso de los Pueblos (CDP) ha denunciado un nuevo hecho de persecución a sus líderes y lideresas, en esta ocasión con el agravante del uso de la violencia sexual para generar terror y daños psicológicos a las mujeres del movimiento social.

La víctima directa es una persona cercana a Marylen Serna, lideresa campesina del Cauca y vocera nacional del CDP. La mujer, de origen campesino, fue secuestrada en la ciudad de Popayán el pasado viernes 07 de abril por tres hombres armados que la subieron forzadamente a una camioneta, le taparon el rostro, le inyectaron una sustancia desconocida en su brazo y la torturaron preguntando por el paradero de Marylen.  Al no obtener respuesta alguna, estos tres hombres llevaron a la mujer a un lugar apartado y abusaron sexualmente de ella para, posteriormente, llamar a Marylen desde el móvil de la víctima y asegurarse de la relación cercana entre las dos mujeres.

Estos acontecimientos se dan en el marco de un historial de hostigamiento a líderes y líderesas sociales del movimiento Congreso de los Pueblos que a inicios de marzo cobró la vida de RUTH ALICIA LOPEZ GUISAO, también miembro de la Cumbre Agraria, quien fue asesinada en Medellín. A este hecho se le suma el caso de la detención arbitraria de MILENA QUIRÓZ, que hoy se encuentra con medida de aseguramiento intramural por su trabajo con las comunidades y su labor como defensora de derechos humanos.

Movimientos y organizaciones sociales como Marcha Patriótica, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina -ANZORC, la Mesa de Interlocución Agraria- MIA, la Organización Nacional Indígena de Colombia- ONIC, la Mesa de Unidad Agraria-MUA, la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria -FENSUAGRO, la Asociación Campesina del Catatumbo -ASCAMCAT, entre otras, han manifestado su solidaridad con la víctima directa, con Marylen y con el Congreso de los Pueblos, repudiando este hecho e instando a que el Estado tome las medidas necesarias para hallar a los responsables y garantizar la no repetición de estos hechos.   

Las organizaciones han señalado la necesidad de que las instituciones del Estado presten especial atención y protección de las lideresas sociales en Colombia, pues amenazas a la integridad física y psicológica como las descritas anteriormente constituyen un obstáculo para el ejercicio democrático de la participación de las mujeres en la política. La violencia de género y la violencia sexual son prácticas utilizadas por quienes buscan castigar el liderazgo político y social de mujeres dispuestas a construir la Paz de Colombia. 

Ni una mujer más agredida, ni una mujer más asesinada. Son necesarias las garantías para ser mujer y ejercer la oposición en el país.

Oficina de Prensa Marcha Patriótica 

 

Ver comunicado Oficial: