¿Están fracasando los acuerdos de La Habana?

Blogger Aiden Salgado
Typography

La demora en la adecuación de las Zonas Veredales es uno de los síntomas de que al gobierno le está quedando grande el proceso

Por: Aiden Salgado Cassiani

La palabra embeleco es una palabra que tiene multiplex aserciones como (enredo, confusión, embuste, mentiras engaño), y la usamos en el caribe colombiano para referirnos a una situación cuando las cosas no están claras y se utilizan los engaños y embustería, es decir cuando las cosas no están del todo claras. Y es esto que está sucediendo con los acuerdos de la habana firmados entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo, FARC-EP.

Las algarabías de la semana pasada en el congreso de la república, por el chantaje o la presión ejercida contra las FARC-EP, cuando decidieron para la discusión de las leyes del Fast Track, hasta que las farc entregue los menores que están en sus filas. ¿habías visto tal cosa? ¿de cuándo acá esta burguesía rancia y oligárquica, se ha preocupado por los niños colombianos?  ¿por qué no se han pronunciado por los cientos de niños que en la guajira se mueren de hambre? ni siquiera han sido capaces de convocar un debate al respecto y los medios azuzadores de la guerra no han hecho el eco que amerita esta situación de la niñez en Colombia de quienes se mueren de hambre y los abandonados en las calles. Pero como los niños que están en las farc son un motivo para tirar por la borda lo acordado en la Habana, de allí el interés de Centro Democrático secundado por gran parte de la unidad nacional y el apoyo de los medios.

Otro de los enredos que se viene para esta semana es el inicio del día D para dejación de las armas, 180 + 1 que no hay claridad  cuando inicia  o si ya se inició; ya que el gobierno nacional no ha cumplido con el acondicionamiento de los lugares donde se va a concentrar la Guerrillerada Zonas Veredales Transitorias de Normalización- ZVTN, este tema va a causar mucho embeleco por la información que el gobierno y los medios de comunicación van a tergiversar y este será otro motivo para el Centro Democrático y la unidad nacional que buscan estrategias para decir paremos los acuerdos.

Según el gobierno las farc deben estar concentradas en las zonas para el 31 de este mes, y a mi entender de allí iniciaría el día D, los 180 días y el + 1 dejarían las armas. pero a la fecha eso es imposible. La semana pasada estuve en el departamento de Nariño, Tumaco, la Variante, lugar donde se va a  concentrar la guerrillerada del Bloque Alfonso Cano, los frentes Antonio José Mariscal de Sucre y la Daniel Aldana, para mi sorpresa y la de ustedes no hay nada en el territorio de la variante, ni un solo hueco, y mucho menos materiales, nada, solo el terreno trabajado con una máquina, lo que hace suponer que allí recién va a empezar el trabajo, y como no se ha avanzado en la logística que implica la estructura de la zona campamentaría, es imposible que ese lugar este acondicionado para el 31 de enero de 2017. Los lugares en los que ya se ha adelantado el trabajo, se supone que para el 31 de enero estarán en la zona, esto quiere decir que para ellos se iniciaría el día 180+1, es decir dejarían las armas ese día, pero y entonces ¿para los demás cuando será su día 180+1?

Ahora bien ¿de quién es la responsabilidad de condicionar los lugares de concentración? ¿qué fue lo que acordaron las partes respecto de ese tema? a mi entender es el gobierno quien debería poner a disposición todas las herramientas y pagar la mano de obra a los habitantes de la zona donde se va a construir el campamento, además de que por parte de la FARC se contribuya con el resto de mano de obra que se necesite.

los acuerdos pueden tener muchos embelecos por desconocimiento de la sociedad que para superarlo en necesario pensar estas dos situaciones, lo primero que se requiere es de un empoderamiento de las comunidades sobre lo pactado y un periodismo proclive a la paz, que haga profundas reflexiones y apague los incendios en vez de echar más leña al fuego, y lo segundo está claro parece más fácil hacer la guerra que la paz, pero para la oligarquía representada en el Centro Democrático, que les es útil hacer la guerra con hijos ajenos, mientras los de ellos se la pasa fuera del país o con pomposos sistemas de seguridad, a ellos no les toca la guerra; esperemos y no siga siendo así la cosa.

Los que estamos conscientes de la necesidad de la paz tenemos que seguir con mayor ahínco impulsando la implementación de los acuerdos; cueste lo que cueste ya que sabemos que más vale parar una guerra que nos afecta que continuar con el derramamiento de sangre de nuestra gente. Ya la sociedad colombiana junto a los medios deben reflexionar sobre la importancia de los acuerdos para parar la guerra, porque van a ver mucho embelecos en el camino, que no deben ser la excusa para que el establecimiento no cumpla lo acordado, y finalizo con el Twitter de Jairito Rivera, vocero en el congreso de voces de paz: ¿Que tal que las FARC dijeran que no empieza la dejación de armas hasta que no acabe el paramilitarismo y el asesinando de líderes sociales?.

 

Desde el Palenque de San Basilio un cimarrón todavía.

 

Más Artículos de Aiden Salgado

Advertisement
Advertisement
Advertisement