Zonas veredales pasan a ser espacios de capacitación y reincorporación

Paz
Typography

La ONU finaliza la extracción de contenedores con armamento de las FARC, punto culminante de la dejación de armas. Preocupa seguridad en las regiones

 

Este 15 de agosto culmina la extracción de los contenedores con las armas dejadas por las FARC, proceso ejecutado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).  Ese organismo reportó que la evacuación de los contenedores de las zonas veredales se efectúa “bajo protocolos establecidos, con el acompañamiento de la fuerza pública y sin irregularidades”.

 

El armamento es trasladado hacia un depósito donde serán inutilizado y fundido para la construcción de tres monumentos, según estipula el acuerdo de paz.

 

 

Con la extracción de los contenedores terminan también las figuras de las zonas veredales y puntos transitorios de normalización, que a partir de ahora se convertirán en espacios territoriales de capacitación y reincorporación, según acordaron las partes.

 

En los 26 espacios de capacitación continuarán agrupados unos siete mil militantes de las FARC en proceso de reincorporación a la vida civil. Desde allí se alistarán para estudiar en instituciones formales, desarrollar proyectos productivos o realizar tareas del acuerdo de paz, entre otras iniciativas.

 

Preocupa seguridad

 

En momentos en que se levanta la figura de las zonas veredales, preocupa la seguridad de los excombatientes de las FARC y de los líderes sociales que habitan esas regiones.

 

Este 14 de agosto se reportó el asesinato del exjefe de milicias de las FARC en Ituango (Antioquia). Se trata de Jesús Adán Mazo, también conocido como “Molina”, quien en la madrugada de este lunes fue sacado de su vivienda por hombres armados que le dispararon tres veces.

 

El hecho ocurrió en carcanías a la zona veredal “Comandante Román Ruiz”, en el municipio de Ituango, Antioquia, donde están reunidos los miembros del antiguo frente 18 de las FARC en proceso de reincorporación a la vida civil.

 

Así mismo, se denunció el asesinato de un hermano de un integrante de las FARC ubicado en la zona veredal “Negro Eliécer”, ubicada en Caño Indio (Tibú, Norte de Santander). El hecho, que se habría presentado en el municipio de El Tarra, fue confirmado por el Mecanismo de Monitoreo y Verificación, según dijo Rodrigo Londoño, jefe máximo de las FARC.

 

Por eso, ante estos hechos preocupa la seguridad de las zonas veredales, pues a partir del 15 de agosto se levanta la custodia que adelantaban algunos miembros de las FARC. Situación que se suma al incremento de la persecución contra líderes sociales, pues en algunas regiones se han vuelto a presentar el asesinato de varios ellos, como en Cauca y Nariño, donde recientemente fueron ultimados dos miembros de Marcha Patriótica.

 

“En una semana han asesinado a dos integrantes de Marcha Patriótica y dos miembros de las FARC. Si no se protege la vida, fracasa la paz”, expresó sobre la situación David Flórez, vocero nacional de nuestro movimiento.

 

En ese sentido, organizaciones sociales exigen la pronta implementación de los puntos sobre seguridad y garantías estipulados en el acuerdo de paz.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisement
Advertisement
Advertisement