Capturan un alcalde por falsificar diploma y no fue Peñalosa: ¿Qué pasa con la justicia?

Análisis
Typography

Ya es justo y necesario que Enrique Peñalosa responda por sus mentiras, como pasó con su colega de Mosquera

 

La Fiscalía General de la Nación capturó al alcalde del municipio de Mosquera, Raúl Emilio Casallas Rodríguez, por los delitos de falsedad en documento privado y fraude procesal. 

 

El alcalde de esta localidad de Cundinamarca mintió sobre sus estudios y falsificó un diploma que lo acreditaba como ingeniero mecánico de la Universidad Santo Tomás. Así lo corroboró la investigación judicial tras las denuncias surgidas por el hecho.

 

Lo insólito del caso no es la detención de Casallas, sino el hecho de que la ley funcione sólo para unos y no para todos. ¿Por qué la Fiscalía no ha detenido también al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa? Como es bien sabido, el alcalde capitalino cometió la misma irregularidad que su colega de Mosquera, con la gravedad de que Peñalosa ha sostenido, en público y bajo juramento, las falsedades sobre sus estudios. 

 

El fraude procesal y la falsedad en documento privado son de gravedad mayor, pues otorga veracidad  a todo aquello que no lo es. Por ejemplo, cuando Peñalosa afirmó que tenía un doctorado de Paris, en realidad estaba presentando unas credenciales profesionales para la administración de Bogotá. 

 

Y además de engañar a sus electores y a la ciudadanía en general, ha expuesto a la ciudad a estar bajo el peor de los manejos públicos. Por ello no sorprende cómo ascienden y se agudizan las tasas de inseguridad, la pésima calidad del transporte y la paupérrima gestión ambiental.

 

¿Qué pasa con la justicia que no detiene al fraudulento alcalde Enrique Peñalosa? ¿Cuándo prosperarán las denuncias en su contra? Ya es justo y necesario que Enrique Peñalosa responda por sus mentiras y que, por lo menos, se retire del cargo pidiendo excusas a sus votantes.

 

Por Gonzalo Pacheco

Advertisement
Advertisement
Advertisement