“Con Peñalosa, el metro está embolatado”

Actualidad
Typography

Andrés Camacho, de Marcha Patriótica Bogotá, se refiere a las principales problemáticas de la ciudad y explica cómo va la revocatoria del alcalde

 

La situación del transporte público de Bogotá es una de las principales razones para revocar el mandato del alcalde de la ciudad, explica Andrés Camacho, vocero de Marcha Patriótica en la capital.

 

Para él, Enrique Peñalosa tiene “embolatado” el proyecto del metro, mientras sigue fortaleciendo el sistema Transmilenio, lo que profundiza el monopolio de la movilidad en Bogotá.

 

También anuncia que el comité “Unidos Revocamos”, en el que participa Marcha Patriótica, ya superó la cifra de firmas requeridas para convocar a la revocatoria.

 

La Oficina de Prensa de Marcha Patriótica habló con él sobre éste y otros temas de la ciudad, donde amplios sectores de la población se muestran en contra de la gestión del alcalde.

 

Oficina de Prensa Marcha Patriótica (OP): ¿Cómo va el proceso de revocatoria del alcalde Peñalosa?

 

Andrés Camacho (AC): El proceso de revocatoria ha tenido una excelente acogida, la ciudadanía ha firmado porque reconoce los riesgos de continuar con una administración que atenta contra los intereses de los y las bogotanas. Es tal nuestro éxito que ya estamos llegando a las 350 mil firmas recogidas, es decir que ya superamos la cifra requerida por la Registraduría. Sin embargo, teniendo en cuenta el error en este tipo de procesos, apenas estamos en la mitad de la meta que nos hemos propuesto: 600 mil.

 

OP: ¿Quién participa del comité "Unidos Revocamos"? 

 

AC: El comité está compuesto por organizaciones ciudadanas, cívicas, distritales y locales, organizaciones sociales y movimientos juveniles, ambientales, artísticos y comunales, participan también sindicatos y partidos políticos. 

 

OP: ¿Cuál es su dinámica?

 

La dinámica del comité se desarrolla sobre la base de una asamblea ciudadana donde se toman las definiciones. También tenemos un comité operativo que se encarga de coordinar el proceso de recolección de firmas, un comité de comunicaciones y recientemente un comité encargado de preparar la defensa jurídica del proceso revocatorio. Tenemos un equipo de vocerías, en el cual todas las organizaciones y procesos del comité tienen participación a través de un vocero o vocera. Nuestra intención es que las fuerzas vivas de la ciudad tengan plena representación en esta iniciativa.

 

OP: ¿Cuál es la situación actual del proyecto de metro de Bogotá?

 

AC: El metro está embolatado. Peñalosa suspendió el proceso que se venía adelantando para su construcción. Sin estudios o argumentos serios frenó el proyecto metro y ahora sin estudios pretende cambiar los diseños ya avanzados.

 

Sin embargo, desde nuestro punto de vista, es solo una treta para dilatar la posibilidad del metro para Bogotá, mientras tanto fortalece Transmilenio y expande el monopolio de la movilidad, por eso es que esta es una de las poderosas razones para revocar su mandato. 

 

OP: ¿Cómo transcurrió el cabildo abierto sobre la venta de la ETB y qué panorama queda frente a esta intención de la administración distrital? 

 

AC: La verdad el cabildo fue una burla. El Concejo de Bogotá y la administración distrital manipularon su desarrollo. Este ejercicio, convocado gracias a la recolección de 66 mil firmas, terminó siendo un cabildo cerrado, en el que poco o nada participaron los ciudadanos. En cambio, funcionarios del distrito ocuparon el lugar del cabildo y actuaron como comité de aplausos para el alcalde. Sin embargo, fue importante que la ciudadanía se diera cuenta una vez más del talante antidemocrático de Enrique Peñalosa. 

 

Por otra parte, la administración ratificó su intención de privatizar la ETB, pero aún quedan recursos jurídicos que ya están en trámite y con los cuales, debido a los vicios y artimañas del procedimiento, esperamos echar para atrás dicha definición.

 

OP: ¿Qué opina del proyecto "Lagos de Torca" que formuló la administración para el extremo norte de Bogotá?

 

AC: Peñalosa no tiene una propuesta clara para el borde norte de la ciudad. Su única intención es afectar de alguna manera y con algún proyecto la Reserva Thomas Van Der Hammen. Primero fue el anuncio de urbanizar la reserva, después la propuesta de cruzar avenidas por encima de ella, después el proyecto de un complejo deportivo y de espectáculos, ahora se la juega con la urbanización Lagos de Torca. 

 

Por ello creemos que Peñalosa está detrás de un negocio y no de proteger los intereses de la ciudad. A pesar de sus intenciones ya existen algunos anuncios por parte de la CAR y otras autoridades sobre la ilegalidad de dicho proyecto.

 

OP: ¿Qué rol juega la capital en esta fase de implementación del acuerdo de paz de La Habana? 

 

AC: Son muchas las tareas y oportunidades que tiene Bogotá en el marco de la implementación. Por ejemplo, sólo para enumerar algunas cosas:

 

Frente al punto 1, reforma rural integral, hay que recordar que el territorio bogotano es cerca de 60 por ciento rural. Y que se encuentra ya aprobada la zona de reserva campesina del Sumapaz, así que allí existe una oportunidad.

 

Frente al punto 2, el estatuto de la oposición, por ejemplo, debe tener un ámbito de aplicación distrital.

 

Respecto del punto 3, una política de protección a los defensores de derechos humanos, así como medidas efectivas para la eliminación del paramilitarismo.

 

En cuanto al consumo de drogas ilícitas, desde Bogotá es mucho lo que se puede hacer. Por ejemplo, generar una política pública para la atención del consumo.

 

Estas son solo algunas ideas y planteamientos que desde Marcha Patriótica Bogotá venimos elaborando para el proceso de implementación visto desde la capital.

 

OP: Ya se conoce el calendario electoral para el 2018, ¿qué se plantea Marcha Patriótica Bogotá ante esta coyuntura?

 

AC: Ante el panorama electoral nos encontramos preparando propuestas que precisamente vinculan el proceso de implementación y la lucha por una mejor ciudad. Tenemos el interés de participar con candidaturas propias. 

 

Sin embargo, estamos a la espera de la aprobación de la reforma al código electoral, la aprobación del estatuto de la oposición, así como otras disposiciones que se están discutiendo en el marco del “fast track”. De ellas depende el panorama de acuerdos y coaliciones que estamos pensando en Bogotá con miras a las elecciones del 2018.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement