Pronunciamiento

La coordinación política y social Marcha Patriótica está siguiendo con detenimiento y preocupación las repercusiones de la crisis neoliberal, ampliadas por la pandemia mundial desatada por la propagación del virus COVID19, y la orientación de las medidas económicas tomadas por el gobierno nacional. Consideramos que el presidente Iván Duque y el gabinete ministerial vienen improvisando desde el primer momento de la pandemia, bajo la errática idea de priorizar los privilegios de un grupo minoritario de personas: banqueros y empresas transnacionales, antes que proteger con decisión la salud y el bienestar de las gentes del común.

En el decreto presidencial 444/2020, queda evidenciada la mezquindad y el oportunismo del poder. Están aprovechándose de la pandemia para transferir riquezas estatales, de nuestros impuestos, al sistema financiero. El gobierno utiliza las medidas de emergencia económica, para arrebatar los recursos a las entidades territoriales y no desarrolla medidas enérgicas y concretas para mantener la economía de las familias colombianas.

En el decreto no se orienta a resolver la situación de los cerca de 12 millones de colombianos y colombianas que trabajan en la economía informal sin contar con derechos laborales, ni salario constante. Tampoco se tienen en cuenta, a los 3,6 millones de trabajadores y trabajadoras desempleadas, y a los 14,5 millones de personas registradas como inactivas de la vida laboral en los censos del DANE. Ni mucho menos se estipulan medidas para las y los trabajadores de la ruralidad, donde habitan 11 millones de personas, quienes producen las dos terceras partes de los alimentos que llegan a la mesa de las familias colombianas.

Cambiar las prioridades del gobierno es el gran desafío impuesto al país por la crisis neoliberal y la pandemia. Distribuir la riqueza nacional, teniendo como principales receptores a los más necesitados y no a los más ricos como propone Duque; garantizar la comida en la mesa de todas las familias colombianas; y des-mercantilizar la salud, serían pasos fundamentales. Nada resolverá entregar dinero al capital financiero, parásito económico que no genera empleos directos, y no resuelve nada para enfrentar las necesidades diarias de la cuarentena obligatoria, que dejará cerca de 20 millones de trabajadores y trabajadoras sin devengar dinero en las próximas semanas, profundizando el circuito económico recesivo en toda la economía nacional y local.


La crítica situación existente y la profundización de la crisis que se avecina, ratifica la necesidad urgente de realizar un cambio cultural y de nuestros sentidos comunes. Ante la crisis el país puede encaminarse hacia la construcción de una nueva sociedad con la solidaridad como eje de las relaciones humanas, desterrando el egoísmo individualista del neoliberalismo que nos mantiene desunidos y empobrecidos.

Necesitamos resaltar la vida como el más fundamental de los derechos, y la solidaridad como la forma para empezar a cambiarle el rumbo al país. Así lo demuestra el conjunto de trabajadores y trabajadoras de la salud, que componen el mejor ejército de todos, el de las batas blancas, que están dejando todo en cada rincón del país, su descanso, sus familias y su tranquilidad, para tratar de salvar la vida de toda la población colombiana. A todas y todos ellos, les hacemos un merecido homenaje, esperando que la crisis permita condiciones dignas de trabajo, estabilidad laboral y el cambio del régimen de salud impuesto por la nefasta ley 100/94.

Con el compromiso social de cambiar a Colombia, de construir paz con justicia social, Marcha Patriótica pone a disposición nuestros esfuerzos solidarios para evitar contagiarnos del COVID19 y para salir del inequitativo y voraz neoliberalismo. Nos proponemos seguir luchando en tiempos de pandemia. Por ello, exigimos al gobierno colombiano la implementación de un conjunto de medidas urgentes para atender la emergencia económica de las familias colombianas, instando al presidente Duque a desprenderse de los poderes e intereses que representan las élites financieras y de la ñeñepolítica que marcó su elección en 2018.

  1. Salario estatal solidario por seis meses: Proponemos al gobierno nacional pagar con fondos estatales y de forma directa a las trabajadoras/es informales, desempleados, adultos mayores sin jubilación, y a las trabajadoras/es de la ruralidad, un salario solidario de 500 mil pesos mensuales por seis meses, para garantizar la comida en la mesa de todas y todos los colombianos, así como mantener activa la economía nacional.

  1. Suspensión del pago de servicios públicos: Ante la inminente moratoria en los pagos de servicios públicos domiciliarios, esenciales para la vida y la cuarentena obligatoria, se deben suspender los pagos hasta el mes de julio o hasta cuando cese la pandemia.

  1. Suspensión del pago de préstamos hipotecarios y de consumo: En el mismo sentido que el punto anterior, la suspensión de pagos de estos préstamos hasta que se supere la emergencia permitirá a las familias enfocar sus escasos recursos para garantizar los consumos vitales de alimentos y medicinas.

  1. Apoyar casa por casa la salud de las familias colombianas: La pandemia tiene ya ejemplos concretos para enfrentarse. Los gobiernos de China, Corea del Sur, Italia y España encontraron en la ampliación del sistema estatal de Salud el mejor camino para enfrentar la crisis. Incorporar respiradores artificiales con ayuda de las universidades públicas y privadas del país, realizar pruebas del CODVID19 casa por casa, y adquirir al Instituto Nacional de Investigaciones Médicas de Cuba el medicamento Interferón Alfa 2b. Son las medidas más eficientes para responder al tratamiento médico del virus, detener la cadena de contagio, como refuerzo de la cuarentena obligatoria.

  1. Salario complementario para el sector salud: Ante la emergencia, y en reconocimiento a los esfuerzos humanos y profesionales proponemos al gobierno nacional pagar un salario complementario a todas y todos los trabajadores de la salud, que están enfrentando la pandemia de forma directa.

  1. Detener el pago de la deuda externa: Utilizar los 33,4 billones de pesos destinados en el presupuesto nacional 2020 al pago del servicio de la deuda externa, para financiar el programa de atención de la crisis. Conminamos al gobierno a pedir, en nombre de todo el pueblo colombiano, la condonación de la deuda soberana ante el FMI, el BID y el Banco Mundial, como lo hicieran otros países en crisis de similar envergadura en otros periodos de la historia mundial.

  1. Salario complementario para trabajadores de la producción de alimentos: Proponemos pagar un salario complementario orientado a las familias campesinas, a empresas pequeñas del ramo alimentario y los millones de tiendas de barrio, con el objetivo de garantizar el abastecimiento, a bajos costos y sin especulación, de los productos de la canasta básica alimentaria necesaria para las familias colombianas.

  2. Garantizar implementos de protección a las y los trabajadores de la salud, de los alimentos, campesinos, empleados del Estado y transportistas: Los sectores más expuestos a la pandemia, son los trabajadores y trabajadoras de los sectores esenciales. Por lo cual exigimos la entrega gratuita de implementos de protección (tapabocas quirúrgicos, guantes, gel antibacterial, y productos de limpieza) en los sectores ya mencionados.

  1. Compra de toda la producción agroalimentaria: Proponemos que el gobierno compre todas las cosechas de los próximos tres meses para garantizar las cadenas de abastecimiento y evitar la especulación.

  2. Convocar a las organizaciones que integran el Comité de Coordinación del Paro Nacional: Desarrollar de inmediato, el diálogo con todos los sectores sociales movilizados en el Paro Nacional para concretar el pliego de 113 puntos presentados al gobierno en el mes de noviembre de 2019. Allí se presentan propuestas concretas para salir de la crisis neoliberal, y ahora, de los efectos socioeconómicos de la pandemia.

  3. Utilizar el diálogo y no la fuerza represiva del Estado: Exigimos al gobierno nacional no usar la fuerza contra la población, el diálogo y el apoyo solidario es lo más importante para enfrentar la pandemia, y mitigar los efectos sociales del autoaislamiento social, que como sabemos afectará a una buena parte de la sociedad colombiana. Es necesario evitar avalanchas sociales para conseguir alimentos o medicinas, y también es necesario evitar más represión.

  1. Libertad a las y los presos políticos y resolución del hacinamiento carcelario: Exigimos la liberación inmediata de todas y todos los presos políticos, y la resolución inmediata de la terrible situación carcelaria de hacinamiento, insalubridad e inasistencia social.

Convocamos a la sociedad colombiana a mantenerse activos en la búsqueda de derechos, utilizando las redes sociales. Vamos a derrotar la pandemia y al neoliberalismo con unidad y solidaridad popular.

Comité Operativo Nacional

Coordinación Social y Política Marcha Patriótica

Marzo 2020

Pin It on Pinterest

Share This
Comunicación Crisis neoliberal, COVID19 y solidaridad popular