La X reunión de nuestro Comité Patriótico Nacional (COPAN), realizada en medio de un ambiente de fraternidad, de debate franco y de unidad interna, en Bogotá, el 28 de febrero y 1 de marzo de 2015, declara que:

  1. Nuestro movimiento político y social ratifica el compromiso de contribuir decididamente a la solución política al conflicto social y armado y reitera el apoyo al proceso de diálogos de La Habana. En 2015 aspiramos a darle mayor proyección a nuestro trabajo político y organizativo a fin de responder a las crecientes exigencias de movilización y lucha social y popular, promoviendo procesos de unidad, generando y abanderando iniciativa política y propuestas audaces del campo popular. Nos concentraremos en la consolidación de un entendimiento social de solución política que, más allá de la terminación de la confrontación armada, si se logra un Acuerdo final entre las FARC-EP y el Gobierno nacional, tenga como objetivo principal el impulso a las transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales, requeridas para una paz estable y duradera, con democracia verdadera y justicia social. En ese aspecto, destacamos el lugar central que tiene en nuestra política el impulso a un proceso constituyente que conduzca a la realización de una Asamblea Nacional Constituyente con el fin de definir un nuevo pacto social, orientado a la construcción de una Colombia nueva. La refrendación de los acuerdos de La Habana, la superación de las salvedades formuladas a lo hasta ahora pactado, y la crisis nacional en sus múltiples dimensiones, no admiten salida distinta a que sea el pueblo soberano quien defina los presupuestos básicos de una nueva organización política, económica y social.
  2. Rechazamos los propósitos, objetivos y políticas del Plan Nacional de Desarrollo por considerarlos continuistas del modelo neoliberal en su actual fase extractivista y depredación socioambiental, favorables a los intereses de las transnacionales y de los grandes grupos económicos, y contrarios a los propósitos de paz con justicia social, de democratización política, económica y social que inspiran el proceso de diálogos que se adelanta en La Habana. Con el proyecto de Plan Nacional de Desarrollo se evidencia la falta de disposición del bloque dominante en el poder, en cabeza del Gobierno de Santos, para emprender transformaciones mínimas demandadas por los sectores sociales y populares. Por ello, llamamos a la más amplia movilización contra el Plan y sus políticas.
  3. Alertamos sobre la continuidad de la política contrainsurgente del Estado, inspirada desde hace décadas en la doctrina de Seguridad Nacional y la eliminación del “enemigo interno”; denunciamos la persistencia del accionar de estructuras paramilitares, auspiciadas por la institucionalidad estatal, la fuerza pública y poderes políticos y económicos; rechazamos la continua persecución y estigmatización contra nuestro movimiento y sus militantes y en general contra luchadores y organizaciones populares, que son objeto del asesinato, la represión y la judicialización. De manera particular, expresamos nuestra solidaridad con comunidades del Catatumbo, Cauca, Córdoba y Bogotá y otras regiones del país que en forma valerosa confrontan la represión estatal y el accionar paramilitar. Exigimos el respeto a sus derechos.
  4. En ese contexto inscribimos nuestra participación en la contienda electoral de octubre de 2015. No dudamos en señalar lo complejo de participar en un proceso electoral determinado por el clientelismo y la corrupción al más alto nivel, donde impera la fuerza del dinero sobre las propuestas serias de país. Decidimos jugárnosla con el pueblo en Marcha, para demandar la apertura de cauces de participación democrática, que conlleven a la construcción de poder popular. Nuestras aspiraciones están determinadas por el sentir de las comunidades; nuestros programas e iniciativas serán construidos por las gentes del común. Proponemos un ejercicio constituyente que haga pedagogía y construya poder desde abajo, e impulse nuevas formas del ejercicio de la política, puesto al servicio de los humildes y explotados. Promoveremos el control de las comunidades a la gestión emprendida, la rendición de cuentas a ellas y la práctica de la revocatoria del mandato a quienes se aparten de nuestros postulados éticos y morales. Participaremos en unidad con las fuerzas revolucionarias y democráticas con las que podamos construir conjuntamente alianzas y acuerdos programáticos, convencidos de encaminar este esfuerzo hacia el fortalecimiento del proceso constituyente.
  5. Ratificamos la necesidad de la unidad como elemento factor indispensable del propósito de construir una alternativa popular real de poder. Por ello, orientamos nuestras fuerzas y empeños en la consolidación de procesos de unidad. En ese sentido, valoramos los esfuerzos por hacer del Frente Amplio un escenario que contribuya a la articulación y la convergencia de diferentes procesos, organizaciones y sectores políticos y sociales, identificados con la lucha por la paz y la democracia verdadera en Colombia. La gestión verificadora que viene haciendo el Frente Amplio al cese unilateral del fuego decretado por las FARC-EP lo sitúa como una fuerza profundamente comprometida con la perspectiva de la solución política dialogada. La Cumbre Agraria representa igualmente otro muy importante proceso de unidad que, además de recoger las aspiraciones fundamentales de los sectores populares del campo colombiano, demuestra las potencialidades de la unidad para enfrentar las políticas neoliberales e imponer al Gobierno negociaciones a favor de los desposeídos; de igual manera evidencia el inmenso valor de una política que se fundamente en la movilización y la lucha popular.
  6. Tras el avance organizativo y de fortalecimiento de nuestras estructuras departamentales y nacionales en 2014, que se tradujo en importantes logros para nuestro propósito de convertirnos en alternativa de poder de las grandes mayorías, exhortamos a nuestros procesos y organizaciones a nivel nacional, regional y local, a todos nuestros militantes y simpatizantes a participar en forma activa y creativa en el proceso que nos llevará a la realización de nuestro II Consejo Patriótico Nacional, el cual empezamos a preparar desde ya. Para la vida de nuestro movimiento se tratará de un acontecimiento del mayor significado, que permitirá proyectar y desarrollar nuestra plataforma y nuestras aspiraciones en un contexto en el que al tiempo que se profundizan las políticas neoliberales y las clases dominantes buscan estabilizar la dominación de clase, se abren posibilidades para el cambio político democrático fruto de la potencia transformadora desatada por los diálogos de La Habana y por los importantes procesos de movilización y lucha popular. El II Consejo Patriótico Nacional lo concebimos como parte integral de las múltiples dinámicas sociales y populares que vienen conformando el cuerpo de un inatajable proceso constituyente.

7. Manifestamos nuestra solidaridad con los miles de prisioneros políticos, hombres y mujeres, que padecen indecibles calamidades y vulneraciones de sus derechos en las cárceles. Su fuerza y dignidad nos invitan diariamente a seguir ese ejemplo a favor de la justa lucha del pueblo oprimido. Los llevamos en nuestros corazones, porque siguen agitando las banderas de la justicia social y los derechos de las mayorías, como en los casos de Huber, Wilmar, David, Jorge Eliecer, Carlos, Omar, y demás prisioneros. Saludamos el II Encuentro Nacional e Internacional de la Coalición Larga Vida a las Mariposas, a realizarse en Bogotá del 20 al 22 de marzo.

  1. Extendemos nuestras congratulaciones a las mujeres de nuestro pueblo. Las acompañamos en las justas movilizaciones y reivindicaciones por sus derechos. El ejemplo valeroso de la mujer luchadora y digna, eleva la moral del conjunto del movimiento popular.
  2. Abrazamos a los pueblos del mundo que se levantan y resisten en rebeldía contra las agresiones imperialistas. Respaldamos irrestrictamente el proceso revolucionario en la hermana República Bolivariana de Venezuela y repudiamos la injerencia extranjera que procura desestabilizar esa nación y orquestar un golpe reaccionario y fascista. Apoyamos la normalización de las relaciones de Cuba socialista con los Estados Unidos y exigimos la terminación inmediata del bloqueo impuesto por el imperialismo.
  3. El 9 de abril convocamos al pueblo colombiano a una gran movilización nacional por la paz con justicia social, el cese bilateral de fuegos y la profundización del proceso de unidad hacia la Asamblea Nacional Constituyente. El tiempo histórico no exige seguir avanzando en el empeño de construir un solo torrente transformador, un auténtico bloque popular en marcha hacia la segunda, y definitiva, independencia.
    COMITÉ PATRIÓTICO NACIONAL.
    MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA
    Bogotá, 28 de Febrero y 1 de Marzo de 2015.

 

Pin It on Pinterest

Share This
Comunicación Comunicados Declaración Política 10o Comité Patriótico Nacional.