El COMITÉ PATRIÓTICO NACIONAL del Movimiento Político y Social MARCHA PATRIÓTICA se reunió este 23 y 24 de Agosto, en la ciudad de Bogotá, para analizar la actual situación política que atraviesa el país, así como las perspectivas futuras de la política nacional y del movimiento popular, democrático y revolucionario. Asimismo para evaluar el desarrollo de nuestro plan de trabajo 2014. Lo/as delegado/as departamentales, sectoriales, de las organizaciones nacionales de nuestro proceso e invitados fraternales, disertamos durante estos dos días y definimos lo siguiente:

  1. El devenir del proceso político actual puede conducir a una inflexión de la correlación de fuerzas imperante en el país. La movilización y las luchas sociales y populares mantienen su tendencia al ascenso. La posibilidad de un acuerdo para la terminación de la guerra es real, a pesar de la ambigüedad del gobierno nacional. Es deber de los demócratas y revolucionarios propugnar porque este momento efectivamente derive en una importante etapa de transformaciones a favor de los intereses del campo popular.
  2. Valoramos positivamente y acompañamos con toda decisión los avances en la Mesa de diálogos de La Habana. Los acuerdos parciales logrados hasta el momento, los avances sobre el punto de Víctimas, la conformación de la“Comisión histórica del conflicto y sus víctimas”, así como la integración de la Subcomisión para el estudio de asuntos del punto sobre el Fin del conflicto, especialmente del cese bilateral de fuegos, son indicadores de un proceso que, pese a la encarnizada oposición militarista y de ultraderecha, continúa con paso firme y abre la perspectiva real del camino de la solución política.
  3. Las tensiones y distanciamientos entre las dos facciones que conforman el bloque dominante en el poder no expresan contradicciones estratégicas en el proyecto de dominación de clase. Tales diferencias son transitorias y se refieren más bien a las formas y los mecanismos del ejercicio del poder. Una, predominante, encabezada por el Gobierno de Juan Manuel Santos, propugna por la inmersión plena en la lógica del capital financiero transnacional. La otra, representada por el uribismo, centra sus intereses en el latifundismo y el poder gamonal. El régimen, visto de conjunto, preserva su carácter antidemocrático, sus rasgos criminales, corruptos y mafiosos, y continúa fundamentándose en el terrorismo de Estado.
  4. El segundo mandato de Santos no será el de las reformas necesarias para la construcción de la paz estable y duradera. Sus intereses se asocian hasta confundirse con los de la banca mundial y nacional, con los sectores inmobiliarios y de la construcción, así como con el modelo extractivista, aperturista y de favorecimiento a los agronegocios. El actual gobierno será el de la continuidad del sometimiento a los apetitos voraces del imperialismo, así como el de la prolongación de la miseria, la pobreza y de las privaciones de los derechos fundamentales de las grandes mayorías.
  5. En atención a lo anterior, reafirmamos nuestro compromiso con la necesidad del cambio político hacia la construcción de un nuevo poder, que emerja de un proceso constituyente capaz de convocar al pueblo profundo hacia la definitiva independencia. Somos un movimiento distante de la lógica de la antidemocracia actual, con vocación de poder, que propugna por la más férrea unidad de los sectores populares hacia su emancipación.
  6. Para nosotros la unidad sigue constituyendo un imperativo político y moral. Reiteramos nuestro compromiso con la construcción de un bloque popular y la posibilidad de un Frente Amplio por la paz y las transformaciones requeridas secularmente por los desposeídos y excluidos. Este Frente Amplio representa una elevada aspiración de Marcha Patriótica para contribuir a desatar el proceso constituyente hacia la conformación y consolidación de un gobierno patriótico de nuevo tipo que garantice la solución política y el tránsito hacia la paz con justicia social. En este esfuerzo aspiramos a confluir con todos aquellos sectores y actores de la vida política, económica, social y cultual, empeñados en la creación de la verdadera democracia en Colombia. A ellos los invitamos a elaborar los acuerdos programáticos fundamentales y a definir los objetivos del Frente de manera conjunta, a fin de transitar el camino de las transformaciones estructurales que demanda nuestro pueblo.
  7. Este momento político le impone a nuestro movimiento político y social un férreo compromiso con el cumplimiento de los objetivos de nuestro Plan de trabajo 2014, que hemos definido como el “Año de la unidad, organización y lucha por la Asamblea Nacional Constituyente para la paz y la democracia”. El seguimiento continuo y la materialización del Plan deben ser tareas de todas nuestras instancias, identificando dificultades y debilidades, siempre con el ánimo de superarlas y de avanzar.
  8. El balance parcial del plan de trabajo muestra importantes logros en los propósitos de consolidación orgánica interna, de impulsar la movilización social y popular, de contribuir a la consecución de la paz con justicia social, y de constituirnos en alternativa de poder. No obstante, hay elementos por mejorar, especialmente en lo referido al fortalecimiento y funcionalidad de nuestras estructuras internas. Ello es prerrequisito para el cumplimiento cabal de los otros objetivos del Plan. El tema organizativo posee una dimensión política y demanda mayores claridades respecto de nuestro carácter de movimiento político y social. Nuestro accionar debe concentrarse en el fortalecimiento de los sectores sociales que tienen presencia en Marcha y que nuestro movimiento representa. Debemos hacer esfuerzos especiales en el trabajo de mujeres, cultural y urbano.
  9. En nuestras deliberaciones ha primado el debate franco, crítico y autocritico, que devela sin temores los aciertos, así como los errores en que podemos incurrir, para superarlos con ánimo constructivo y fraternal. El balance ratifica nuestro carácter deliberativo, democrático y amplio, de construcción colectiva, propios de una organización que madura al calor de las exigencias y de la más ardua lucha contra el establecimiento y el régimen imperante.
  10. Como parte de nuestras consideraciones tácticas, hemos puesto en marcha un ejercicio de consulta con nuestras bases, con el objetivo de definir en forma oportuna nuestra posición frente al debate electoral de 2015. Este ejercicio debe generar una retroalimentación de consideraciones y aportes desde el escenario local, departamental, regional y nacional, a fin de fundamentar una decisión que consulte y represente a toda la Marcha. Aspiramos a que prime el análisis político juicioso, más allá de lo operativo, para identificar nuestras verdaderas posibilidades, fundamentadas éstas en las definiciones programáticas y considerando siempre el contexto político general. El ejercicio está concebido para que sean los COPAD y las instancias locales, quienes examinen las verdaderas condiciones y posibilidades de participación en ese proceso electoral. Desde el nivel nacional se deben elaborar lineamientos sobre mecanismos y asuntos programáticos, siempre atendiendo las condiciones y posiciones departamentales. El 18 y 19 de Octubre se convoca una reunión extraordinaria de COPAN para tomar definiciones en esta materia.
  1. Rechazamos enfáticamente la persecución de que es objeto nuestra dirigente y vocera nacional, compañera Piedad Córdoba, por parte de los poderes retardatarios existentes en el país. Nuestro respaldo, reconocimiento y cariño hacia Piedad, como luchadora incansable por la paz y los pobres de Colombia. Ahora la persecución alcanza, más que nunca, niveles desproporcionados y enfermizos, que despliegan sobre nuestra vocera la amenaza de ser encarcelada, lo que, sin duda, implicaría un golpe certero a la posibilidad de construir escenarios de confianza para un eventual acuerdo y fin de la guerra. La persecución contra Piedad es mensaje negativo de cara a los diálogos que se adelantan en La Habana.
  2. Ratificamos y denunciamos la difícil situación de violación de DDHH que sufre la Marcha Patriótica en su conjunto. Sobre nuestro movimiento no han cesado la persecución criminal, las agresiones, la judicialización y la estigmatización más dura. Seguimos siendo objetivo de la antidemocracia y de los sectores de ultraderecha y militaristas, que se ensañan contra nuestra militancia expresando su odio contra lo alternativo y aspiran a una prolongación indefinida del baño de sangre contra las fuerzas opositoras y de izquierda que aspiran a ser gobierno. Exigimos del Estado las condiciones necesarias para ejercer nuestra acción política, sin que eso nos ponga como blanco de las múltiples agresiones, muchas veces originadas en las mismas instituciones. A la comunidad internacional agradecemos su compromiso con nuestro movimiento, tendiente a rodearnos, denunciar y visibilizar nuestra compleja situación de DDHH.
  3. Consideramos tendenciosa la “investigación” que sobre la Marcha Patriótica ha adelantado la Fundación Paz y Reconciliación y USAID. Sus fundamentos teóricos y metodológicos son cuestionables y carentes del rigor de las ciencias sociales. Este trabajo, mediante un lenguaje sutil pero tendencioso, parece estar encaminado a señalar y estigmatizar a nuestro movimiento, antes que a hacer un ejercicio honesto de la realidad de un movimiento que se abre paso en medio de la persecución y agresión más infame.
  4. Acogemos como propias las reivindicaciones y exigencias de las comunidades de Putumayo, Nariño, Cauca y La Guajira, que libran importantes procesos de resistencia y movilización en sus respectivos territorios. En ellos, Marcha Patriótica está presente levantando las banderas sociales por el buen vivir de los pobladores, inmersa en la dinámica del despertar popular en vía de una nueva propuesta de país que recoja y atienda toda esta inconformidad de décadas.
  5. Saludamos el congreso alternativo del sector sindical clasista que adelanta la lucha política-ideológica por la consolidación de una clase obrera que aporte al proceso transformador y se desmarque de las tendencias patronales, entreguistas de los intereses de los trabajadores y trabajadoras. Es necesaria una clase obrera organizada y consciente de su papel como fundamental elemento transformador de la sociedad capitalista.
  6. Saludamos el IV Congreso de la Federación de Estudiantes Universitarios, FEU- Colombia, cuyo aporte al proceso de creación y consolidación de Marcha Patriótica ha sido fundamental. Nuestros deseos de éxito en estas importantes tareas que deben conducir al fortalecimiento cuantitativo y cualitativo de las expresiones y organizaciones populares en sus denodados esfuerzos por alcanzar un país con justicia social.
  7. Saludamos a los miles de prisioneros políticos que padecen la ignominia del sistema carcelario, manteniendo incólume su dignidad de luchadores. Son ejemplo de entereza y resistencia, cuya abnegación solo es comparable con la convicción de quienes se entregan completos a la causa de los explotados. Hubert Ballesteros, Wilmar Madroñero, Liliani Obando, David Ravelo, entre muchos otros y otras, son ejemplos que nos exhortan a continuar en la lucha por los sagrados derechos del pueblo, a pesar de que en Colombia se utilice la cárcel para acallar a los luchadores sociales y populares.
  8. La ANC, como momento del proceso constituyente, es el escenario más propicio para discutir y replantear el Estado y la sociedad, esta vez sobre la base de las necesidades populares y no de las pretensiones de la oligarquía que aplica la máxima de “cambiar todo para que todo siga igual”, sin tocar la estructura actual de poder mafioso, causa estructural de la crisis nacional. Ratificamos la necesidad de la ANC como escenario superior de democracia, donde los sectores populares y la sociedad en su conjunto encuentren la posibilidad de emprender las transformaciones que llamamos paz. Impulsaremos la movilización nacional por la defensa de los diálogos de La Habana, el cese bilateral al fuego y la ANC; invitamos a las organizaciones, partidos, movimientos y personalidades comprometidas con la solución política del conflicto a convocar y organizar esta movilización con carácter unitario, haciendo prevalecer el interés superior de la paz con justicia social.

    Nuestro compromiso es inquebrantable: nada nos hará desfallecer en el propósito de la paz con justicia social. Nuestras energías se empeñan en la solución política del conflicto y construcción de la democracia en Colombia, como máximo anhelo de las gentes del común y profundo propósito patriótico.

COMITÉ PATRIÓTICO NACIONAL
MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA
BOGOTA, 23 Y 24 DE AGOSTO DE 2014

Pin It on Pinterest

Share This
Comunicación Comunicados Declaración Política 9a reunión Comité Patriótico Nacional – COPAN –