Luego de la suscripción del “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”, desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, continuamos en nuestra inquebrantable tarea por aportar a la verdad y la memoria histórica del conflicto y sus víctimas, en este camino, existe la necesidad de las víctimas: líderes sociales, defensores de derechos Humanos, ciudadanía y combatientes legitimen su condición y demanden del Estado la Verdad como condición de la materialización de derechos a la Justicia, a la Reparación y a la No repetición.

No se puede concebir que la garantía y materialización integral de estos derechos sean posibles, si no se les reconoce a las víctimas su condición, se esclarecen públicamente las causas y las responsabilidades actuales e históricas en el desarrollo conflicto armado en Colombia y se adoptan medidas efectivas y eficaces de seguridad y protección.

Basta con recordar que el gobierno nacional y las FARC – EP, asumieron con el pueblo colombiano y en particular con las víctimas, “la obligación de la prevención de la continuación de hechos de violencia y el alcanzar la paz por los medios a su alcance”.

Vale la pena destacar que en desarrollo del Proceso de Paz se trasladaron a las ZVTN “unos 6.900 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –Ejército del Pueblo (FARC-EP) a 26 zonas veredales y puntos acordados. El proceso de dejación de armas ha comenzado en esos lugares, y el proceso de reincorporación de los combatientes de las FARC-EP deberá iniciarse en breve.

Se trata de un paso importante para la consolidación del cese al fuego, la reincorporación de los miembros de las FARC-EP a la vida civil y la transformación de ese grupo armado en un partido político. A pesar de los retrasos que han tenido lugar en la implementación general, las partes han reiterado su decisión de concluir el proceso de dejación de armas a más tardar al final del plazo de 180 días establecido en el acuerdo de paz, y de adoptar medidas fundamentales relativas a cuestiones jurídicas, de seguridad y socioeconómicas que son vitales para el éxito de la reincorporación y la consolidación de la paz después de la fase de dejación de armas” 1 .

En este marco y ante el incremento de la violencia sistemática y generalizada en contra de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos y los homicidios de integrantes de las FARC – EP y de sus familiares que de forma alarmante se viene incrementando en el mes de Abril de 2017, teniendo como fuentes primarias y secundarias la información recopilada a partir de la narrativa de las víctimas, noticias de prensa y reportes de instituciones, extendemos el presente informe especial: QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA. BASTA YA. Sobre Homicidios de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos e Integrantes de FARC – EP y familiares. Año 2017

INFORME ESPECIAL. QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA. BASTA YA. Sobre Homicidios de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos e Integrantes de FARC EP y familiares. Año 2017

Pin It on Pinterest

Share This
Derechos Humanos INFORME ESPECIAL QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA. BASTA YA. Sobre Homicidios de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos e Integrantes de FARC – EP y familiares. Año 2017