Días después del anuncio del Acuerdo Final, el presidente Juan Manuel Santos en su calidad de Jefe de Estado y comandante de las Fuerzas Armadas, decretó el cese al fuego bilateral y definitivo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) a partir de las 0 horas del 29 de agosto de 2016, de igual manera el máximo comandante de las FARC-EP Rodrigo Londoño ordenó a todos sus mandos, unidades y combatientes “cesar de manera definitiva” cualquier tipo de hostilidad contra el Estado Colombiano a partir de las 24 horas de la noche del 28 de agosto. Esta fecha se constituye como día histórico en el que se logró el silenciamiento de los fusiles como símbolo del comienzo del fin de la confrontación armada entre las Fuerza Pública y las FARC-EP; no obstante mientras nos encontramos ante la vigencia del CFHBD, las agresiones y las violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derechos Internacional Humanitario persisten, y se evidencia en el último período un incremento exponencial.

Desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, nos dimos a la tarea de sistematizar los casos de violación a los Derechos Humanos en el periodo comprendido entre el 29 de agosto de 2016 y el 29 de enero de 2017, con el fin de evidenciar ante la opinión pública y la comunidad internacional, la compleja situación que se presenta en diversas regiones del país a partir de las acciones de grupos paramilitares, infracciones al DIH, violaciones al DIDH y a los protocolos que contienen el desarrollo de las reglas que rigen el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo (CFHBD).

Paradójicamente, mientras las víctimas combatientes en medio de la confrontación armada entre las Fuerzas del Estado y la guerrilla de las FARC-EP se redujeron en un 100%, las víctimas civiles, producto de la violencia socio-política se incrementaron exponencialmente. A lo largo de los últimos cinco años, se ha podido evidenciar que dicho incremento tiene una relación directamente proporcional con los avances del Proceso de Paz y la negativa de sectores de la ultraderecha a
permitir que dicho proceso se materialice.

Por ello, buscamos a partir del presente informe, hacer un análisis de cada uno de los patrones bajo los cuales se produjo la violencia sociopolítica en los últimos 5 meses, frente a las agresiones denunciadas por las organizaciones sociales, y a partir de un riguroso rastreo de comunicados públicos, notas de prensa e informes de observatorios, entre otros. En consecuencia, la metodología aplicada se traduce en la recolección, sistematización, y análisis de la información, que permite la identificación de los patrones de agresión, las variaciones mes a mes, los departamentos y las comunidades en los que se presentan mayores grados de afectación, y los presuntos responsables de estos hechos en relación a Grupos Armados Ilegales (GAI), Fuerza Pública, otras autoridades ancestrales, otros Agentes del Estado, y miembros de las FARC-EP y el ELN, esto con el propósito de emitir una alerta frente al inminente riesgo en el que se encuentran las comunidades y organizaciones en todo el territorio nacional, en medio de un panorama que no resulta muy alentador de cara al proceso de reincorporación y la dejación de armas de los miembros de las FARC-EP y que requiere de un amplio llamado a la sociedad colombiana de cara a la acción política contundente, que permita blindar el proceso y brindar las garantías de protección y seguridad que
coadyuven a impulsar y exigir su adecuada implementación.

Para el periodo de análisis, la comisión documentó 317 violaciones a los derechos humanos por parte de grupos relacionados con el fenómeno del paramilitarismo y 102 infracciones al DIH yviolaciones a los derechos humanos, siendo la fuerza pública y grupos paramilitares los principales responsables, para un total de 419 violaciones en contra de los miembros y comunidades y
organizaciones sociales y populares, hechos denunciados por las organizaciones.

Finalmente, realizamos un análisis de la información de denuncias realizadas por parte de las organizaciones que son veedoras del Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo en las regiones y distintas cárceles del país. Esto nos permitió caracterizar las actuaciones de los actores comprometidos con los protocolos, y las preocupaciones, principalmente de las comunidades, sobre la manera en que la fuerza pública continua actuando de manera estigmatizante y violenta contra las mismas.

El análisis estadístico de la información recolectada, reafirma la preocupación que a lo largo de los años de existencia de nuestro movimiento, hemos denunciado ante la opinión pública y las instituciones, sin respuestas efectivas que frenen la violencia sociopolítica sistemática, para poder ejercer la oposición política en Colombia. Actualmente se está configurando un escenario de persecución y violencia similar al del genocidio de la Unión Patriótica que se evidencia en las cifras de asesinatos y amenazas, en el marco de discursos mediáticos estigmatizantes donde las autoridades niegan la relación de los hechos con móviles políticos.

El análisis de la violencia que ha estado dirigida contra nuestra organización, los líderes, sus organizaciones y comunidades donde hacemos presencia, se fundamenta en la revisión de la información sobre las violaciones por autor victimario, a lo largo de los 5 meses documentados, identificando las variaciones departamentales que se han presentado. En este sentido también se identifica que los altos grados de impunidad que se mantienen en algunos departamentos, la falta de investigaciones efectivas e intervenciones integrales, incentivan a que los victimarios continúen con la comisión de prácticas criminales.

INFORME SOBRE LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA. 29 DE AGOSTO DE 2016 – 29 DE ENERO DE 2017. CNDHH Marcha Patriótica

Pin It on Pinterest

Share This
Derechos Humanos INFORME SOBRE LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS 29 DE AGOSTO DE 2016 – 29 DE ENERO DE 2017