Para el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica son propósitos fundamentales la consolidación de la solución política del conflicto social y armado y la defensa del proceso de paz que se desarrolla actualmente en el país.

El Acuerdo de Paz de La Habana suscrito por las FARC-EP y el gobierno nacional le puso fin a más de seis décadas de confrontación armada y señala el camino para luchar y avanzar en las transformaciones sociales, económicas, culturales y políticas que se necesitan para sentar las bases de una paz con justicia social, estable y duradera.

Sin embargo, las conquistas sociales y democráticas que se lograron en el Acuerdo de Paz de La Habana están bajo amenaza permanente. Sectores de la clase dirigente se empeñan en atacar, dilatar, y entorpecer el proceso de implementación para imponer un plan de re-negociación y anular el potencial transformador que contienen los Acuerdos.

Lo anterior se constata en los incumplimientos constantes en el proceso de implementación normativa y territorial por parte de las instituciones y poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), el gobierno nacional y algunos sectores políticos.

Respecto a la Reforma Rural Integral – RRI, al día de hoy el Congreso no ha expedido ninguna norma para RRI, el único avance normativo se ha dado con los decretos presidenciales que crean algunos programas o planes, por ejemplo, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET). Sin embargo, de los trece planes nacionales necesarios para ejecutar los PDET solo se han reglamentado dos (2), además, a las comunidades no se les ha garantizado la participación efectiva en la construcción de los mismos.

Un ejemplo del plan de renegociación que se adelanta, son las modificaciones realizadas a las leyes y actos legislativos que se tramitan en el Congreso respecto a la implementación normativa del punto 2 del Acuerdo de Paz de La Habana. Tanto el proyecto de ley de la Reforma Política y Electoral como el acto legislativo de las Circunscripciones territoriales especiales de paz – CTEP, han sido objeto de modificaciones por parte del Congreso quebrantando el espíritu del Acuerdo, por otra parte, el gobierno nacional aún no presenta la Ley de garantías para la participación y la protesta social, mostrando de esta forma la falta de voluntad política del gobierno nacional con la implementación.

A pesar que la Corte constitucional aprobó los decretos para la reincorporación social y económica de las FARC, la creación de la comisión de garantías de seguridad y la restructuración de la agencia para la reincorporación y normalización, aun no se han desarrollado los programas para que esto se implemente en los territorios.

Finalmente no existen avances significativos en la lucha contra el paramilitarismo; el gobierno nacional incumple los acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito e impone la erradicación forzada; y continúa la violación de los derechos humanos y los asesinatos de líderes sociales.

Por lo anterior, el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica hace un llamado a las comunidades campesinas, afro, negras, indígenas, urbanas, estudiantiles, a la juventud, comunidad lgbti, sectores sociales, políticos y democráticos, y a todas nuestras organizaciones sociales y procesos organizativos a movilizarnos en las jornadas de que se llevarán a cabo durante el mes de octubre para exigir:

  1. El cumplimiento del Acuerdo de Paz de La Habana
  2. Reclamar las reivindicaciones locales-territoriales y el cumplimiento de los acuerdos pactados anteriormente con los gobiernos locales y/o nacional
  3. Exigir las garantías de seguridad para el ejercicio de la política y la protesta social y el desmonte del paramilitarismo. 

    JUNTA PATRIÓTICA NACIONAL

MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA

OCTUBRE DE 2017

Pin It on Pinterest

Share This
Comunicación Comunicados POR LA DEFENSA DE LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL, ESTABLE Y DURADERA